dilluns, 11 de març de 2013


La Filarmónica de Viena admite su pasado nazi

Dieciséis músicos fueron deportados u obligados a huir, cinco fueron asesinados, otro murió al desahuciarle y uno más falleció ante la amenaza de deportación


La Filarmónica de Viena admite su pasado nazi
Viena, 10 mar (EFE).- La Orquesta Filarmónica de Viena ha presentado este domingo, en la Ópera Estatal de Viena, un documental sobre su papel durante el nazismo basado en un estudio que ha comenzado a publicar en su página web, tras recientes críticas sobre falta de transparencia en la gestión de su pasado.
Según la historiadora Bernadette Mayrhofer, trece músicos activos y otros tres jubilados fueron deportados u obligados a huir durante el nazismo. Cinco filarmónicos judíos fueron asesinados, otro murió a consecuencia de un desahucio de su casa y otro falleció ante la amenaza de la deportación.
El estudio revela que por orden de los nazis fueron despedidos todos los artistas judíos de la orquesta y de la Ópera de Viena, pero en cambio, tras el fin de la guerra apenas hubo despidos de músicos nazis, que llegaron a ser más de la mitad de los 123 titulares.
"Hacía tiempo que se necesitaba una mirada desde afuera", reconoció en rueda de prensa el director de la Filarmónica, Clemens Hellsberg, quien en 1992 escribió uno de los libros canónicos sobre la historia de la orquesta, publicado en 1992 con el título de "Democracia de reyes".
En principio, estaba previsto que la investigación efectuada por los historiadores Oliver Rathkolb, Fritz Trümpi y Mayrhofer, se hiciera pública el 12 de marzo, cuando se cumplen 75 años de la anexión de Austria por el Tercer Reich de Adolf Hitler, pero ante la amplitud del estudio se ha comenzado antes su publicación, que continuará en los próximos días.
Hellsberg admitió que detrás de la decisión de airear el pasado de la orquesta en la red en estos momentos, está la "gran presión mediática" y la necesidad de adaptarse a la era digital.
El músico hizo esas declaraciones tras presentar un documental titulado "Sombras del pasado. Los Filarmónicos de Viena en el nacionalsocialismo", en un acto en el que participaron también el director de la Ópera de Viena, Dominique Meyer, el historiador Oliver Rathkolb y los maestros Franz Welser-Möst y Zubin Mehta.
Uno de los asuntos que han hecho revivir la polémica es la reciente revelación de que se entregó la réplica de un anillo de honor de los filarmónicos al criminal de guerra nazi Baldur von Schirach cuando salió de la cárcel en 1966.
Schirach había recibido el anillo de honor de los filarmónicos en 1942, pero se lo quitaron cuando entró en prisión. Más de veinte años más tarde, un "emisario" de la orquesta le entregó la réplica y hasta ahora no se sabe quien fue ese misterioso emisario.
No obstante, en el documental, el historiador Wilhelm Bettelheim afirma que fue un trompetista nazi que tras el fin de la guerra no sólo fue aceptado en la orquesta: además fue elegido gerente de la Filarmónica.
El historiador y diputado de Los Verdes Harald Walser, el mayor crítico de la Filarmónica en este aspecto, explicó recientemente a Efe que la institución se resistía a esclarecer por completo su pasado y solo actuaba bajo presión mediática.
Entre las críticas que arreciaron poco antes del Concierto de Año Nuevo del 1 de enero pasado, estaba también la falta de información en la página web sobre los músicos que fueron víctimas de los nazis.
Y en el capítulo sobre el Concierto de Año Nuevo, tampoco se mencionaba en la web con claridad que ese espectáculo, hoy el más popular de la música clásica, se creó en 1939, en plena época nazi, por iniciativa de Clemens Krauss, un amigo íntimo del ministro de Propaganda nazi Joseph Goebbels.
"Es siempre un dolor cuando se sabe que en la propia familia se ha hecho el mal (...) Pero los hechos son los hechos, la historia no se puede cambiar", dijo Meyer.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada